Desarrollar a un ser humano libre, capaz de desarrollar su máximo potencial, para que pueda manejar los conocimientos y las experiencias adquiridas con inteligencia, para su propio beneficio y para el resto de la sociedad.
La filosofía de la Escuela Josefita Monserrate de Sellés, surge en respuesta a las inquietudes y aspiraciones de su fundadora, la Sra. Josefita Monserrate de Sellés. Creía ella en ofrecer al estudiante un ambiente propicio, atractivo, y retador, para que motivara al niño(a) a desarrollarse como ente individual, pensante, capaz de crear, analizar, solucionar problemas y llegar a sus propias conclusiones. Pretendía que el niño a temprana edad se enriqueciera en vivencias directas con la naturaleza, aprovechando toda experiencia que surgiera en su medio ambiente, como motivación para el aprendizaje, y donde el alumno aprendiera a conocer el funcionamiento del ser humano como algo natural. La etapa preescolar es la de crucial importancia, donde se percibe al educando como centro en el proceso de enseñanza aprendizaje. Se respeta al estudiante como individuo, considerando sus cualidades particulares.

Aspiramos a que el estudiante llegue a desarrollar lo cognoscitivo, pueda descubrir, producir y establecer y ejecutar ideas innovadoras, sin descuidar lo afectivo y psicomotor. Esto permite al estudiante participar e interactuar más activamente en forma democrática y ubica al maestro en un rol de facilitador, guía y agente propulsor de cambio. Se fomenta la disciplina, la calidad de la enseñanza aprendizaje y se promueve la evaluación del estudiante positivamente.

Se aspira mediante todos los programas curriculares y las experiencias educativas dentro y fuera del salón de clases que se enfatice el uso correcto del lenguaje español, inglés como segundo idioma y el desarrollo efectivo de destrezas de comunicación. Promoviendo un ambiente de paz y cordialidad.

Se utiliza el vernáculo como lengua primordial de la docencia, ya que a través de éste los alumnos pueden comprender y apreciar mejor los valores universales como: el respeto hacia sí mismos y los demás, honradez, caridad, generosidad, responsabilidad, cooperación, patriotismo, justicia, amor a la verdad e integridad. La integración total de todos estos valores fomenta el desarrollo de liderato, proveyendo actividades de exposición espontánea, donde el estudiante aprende a dialogar con un público.

Se ambiciona a que el alumno se relacione con elementos que le identifiquen culturalmente y los capacite para ser un ciudadano orgulloso de su herencia histórica, porque se entiende que el hombre se humaniza cuando internaliza con su cultura.

Nuestra filosofía se basa y enriquece con el enfoque humanista.